C’est moi, Amir, un citoyen du monde.

Cómo empezar este nuevo blog, al que he querido llamar “citoyen du monde” ( ciudadano del mundo): Vivimos en una época de globalización, con su lado negativo y también positivo. Desde que vivo en París me di cuenta que no soy un bicho raro: Me llamo Amir.  “Cómo?!! Amir?? Y ese nombre? De dónde eres?” Esa era la típica pregunta a la que me he enfrentado durante 26 años de mi vida cada vez que conocía a alguien.
– “Bueno, nací en Ecuador…”

– “De Ecuador?!!! Pero no pareces de ahí! Y ese nombre no es de allí tampoco!”

– “Ya bueno, es que mi madre es española y mi padre es de origen libanés”

– “Ah…. ya….”

Vamos, que la gente preguntaba y al cabo de dos minutos no sabían si les hablaba del Líbano, de Ecuador, de las calles de París o de Vietnam y además habían olvidado cómo me llamaba.

Recuerdo que hace tres años, cuando llegué a la capital francesa, una de las primeras cosas que me sorprendieron fue la cantidad de afrodescendientes que había. Después descubrí el barrio chino en el 13º distrito, ( que no es sólamente chino!), el místico barrio de Belleville, con sus tiendas árabes, su olor a mercado y sus colores vivos gracias a los grafittis que inundan la calle de los artistas. ( prometo dedicar un sólo post a Belleville). Una vez integrado en la sociedad parisina (y mira que es difícil decir integrarse) poco a poco me dí cuenta qué era lo que estaba pasando aquí:  La chica rubia que se sentaba delante en clase de Droit Intenational Privé se llamaba Farah, había nacido en París, su madre es alemana y su padre argelino; el señor del “accueil” de la residencia donde vivía no era africano, sino de Guadalupe, y que mi compañera de trabajo era imposible descifrar de dónde procedía porque había nacido en Madagascar, de padre francés de origen malayo-filipino, madre malgache, abuela peruana y vivió toda su vida en París. Conclusión: París está lleno de ciudadanos del mundo como yo! WOW! Pero será que ellos se identifican como tales?

Actualmente me encuentro estudiando un Master en Acción Humanitaria Internacional. Obviamente, sintiéndome un ciudadano del mundo, no podría estudiar otra cosa más que algo relacionado con las relaciones internacionales y dirigir mis objetivos profesionales al diálogo y comprensión entre los distintos pueblos que cohabitan esta tierra.  Mi facultad está hubicada en la “banlieue” parisina. Es un claro ejemplo de cómo conviven estos ciudadanos del mundo ( merece otro post específico, hay demasiado que contar).

Para no alargarnos más la noche: C’est moi Amir, un citoyen du monde résident à Paris.

Guayasamín, artista ecuatoriano. Aeropuerto de Barajas, Madrid.

Guayasamín, artista ecuatoriano. Aeropuerto de Barajas, Madrid.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Un stagiaire en Equateur ( Primera Parte)

Este post lo escribí en febrero 2014, mientras realizaba mis prácticas de primer año del Master en Ecuador. Esta fue mi primera experiencia con Asylum Access:

 

No todas las experiencias en el dominio de la cooperación sont ideales.

Hace unas semanas abandoné la idea de continuar mi experiencia en Ecuador con Intermón Oxfam, debido a unas señales que me vinieron del séptimo cielo que me indicaron que debia huír automáticamente de Esmeraldas. Un accidente de tránsito donde un niño se moría lentamente desangrado mientras su padre, en estado de embriaguez, intentaba pelarse con todas las personas que se aseguraban que no saliese del camión que conducía. Esa imagen se me quedará grabada en la memoria. Un esmeraldeño, que llevaba chanclas de playa, se me abalanzaba, al día siguiente, a las 3 de la tarde, en el bus “Interplayas”, con un arma blanca de unos 40 centimetros para robarme un celular ( el cual estaba casi roto). Habría que añadir que no he estado haciendo NADA durante una semana en el bufete de abogados donde supuestamente acudían personas colombianas en búsqueda de consejos para regularizar su estadía en el pais… Me cansé, tal vez demasiado pronto, de estar sentado en un sillón en ese despacho, donde el sudor del calor esmeraldeño se me resbalaba por la frente, hasta que llegase la hora del almuerzo y viviese alguna de estas experiencias traumáticas.

Después de haberme peleado con la universidad, con el responsable, con el tutor, con el decano, con la ONG, con la tía María… conseguí encontrar unas nuevas prácticas en Asylum Access. Un equipo de jóvenes “juristas”, y no tan juristas, me esperaban con los brazos abiertos dispuestos a enseñarme sus conociemientos sobre el Derecho de Refugio, la realidad en Colombia, y algunos aspectos a tener en cuenta sobre cómo reaccionar cuando alguien viniese a contar su historia. Y así fue, después de una semana de formacion, llegó el primer día oficial en la oficina. A las 9.30h nos esperaban el Sr. Marcelo Antoinio y su esposa Mileidi ( nombres ficiticios, pero con historias reales), para recibir el taller de “Aprende a escribir tu apelación”. Chuta madreeee!!! Esta es su historia:

Mileidi: 17 años de edad.

Marcelo Antonio: 42 años.

Ambos tienen dos hijos, se conocieron hace 4 años en el Huila, en el sur de Colombia. Pertenecen a una etnia indígena de esta área geográfica del país.

Mileidi procede de la región del Cauca, con tan sólo 8 años tuvieron que desplazarse de sus tierras debido a que en una noche…”Señorita, es que yo no me acuerdo muy bien, yo era muy chica, no pude distinguir qué grupo armado era, yo solo sé que amenazaron a mi papa, y le golpearon, le dijeron que volverían a por nosotros, sus hijos, para reclutarnos para trabajar con la guerrilla, pero nosotros no quisimos, y … bueno… unos dias más tarde, un vecino nuestro fue encontrado asesinado por estos grupos y a mi primo se lo llevaron…. Angantegaletentele coconata macupicu, llenga ( a su marido le decía). Es que no me salen las palabras, disculpe…”
– “La cosa es que se fueron al Huila, donde trabajaron en una finca cafetera, allí como yo estaba solo conocí al papa de ella, y nosotros nos juntamos. El problema fue que de repente empezaron a haber muchos combates entre la guerrilla y el Ejército, y a nosotros nos acusaban de pasar informacion tanto a un bando como a otro, pero nosotros, Señor, no teníamos nada que ver, no les haciamos caso, nosotros teniamos nuestras tierras donde cultivabamos maíz, pero… pero… nos forzaban a que limpiasemos las carreteras, nos forzaban a cultivar coca, pero nosotros nos oponíamos. Fue cuando volvieron a amenazar de muerte a mi suegro, diciéndole que si no se iba de la tierra, le matarían. Fue por eso por lo que el papá de mi esposa huyó, nosotros no sabíamos a dónde había ido ni nada. Las semanas siguientes volvieron los guerrilleros, preguntándonos el paradero de mi suegro, pero nosotros teníamos miedo, y no sabíamos dónde se encontraba él… Fue cuando nos amenazaron a nosotros también, nos golpeaban, nos amenazaron de muerte… Señorita, la situacion se volvió insostenible, no podíamos más, y decidimos dejarlo todo y huír.” – Sus ojos secos se llenaron de lágrimas y no pudo continuar.

– “Señores, quieren un café”, les propuso Natalie, mi compañera-profesora, que me enseña cada uno de los puntos de la función de Asylum Access.

Mileidi y Marcelo Antonio, como he dicho anteriormente, pertenecen a una comunidad indigena. Su pueblo es conocedor de los rincones más preciados de las tierras colombianas, son buenos con los cultivos, buenos orientadores en las montañas profundas, así como en la selva amazonica. Ellos junto con la comunidad afro-colombiana, son los grupos sociales que mas sufren la violencia en Colombia. Muchos son reclutados forzosamente para trabajar con las guerrillas, debido a que conocen bien estas tierras verdes.

Escuchar esta historia a primera hora de la mañana y conservar ese “espíritu profesional” fue mi primera prueba en Asylum Access. La garganta me asfixiaba, lo único que pensaba era en el paquete de clops que tenía en el bolsillo, y hacer una pausa, para fumarme el mundo entero, y poder continuar con la historia. Evidentemente, hacer eso no sería “profesional”… Así que no sé como me quedé ahi, escuchando, tomando notas, y observando cómo la carita de la niña Mileidi se agachaba al recordar su historia…

Nunca había pensado que entre los Andes ecuatorianos, que me vieron nacer, se encontraba la población refugiada más numerosa de América Latina… Volcanes nevados que son sobrevolados por el condor andino, guardan historias sufridas… Llenas de dolor y de angustia… Tierra maldita y al mismo tiempo maravillosa…

En Asylum Access se imparten talleres en poblaciones donde la comunidad refugiada está presente para que conozcan cuáles son sus derechos y las vías que tienen para que se les sean reconocidos.

En Asylum Access se imparten talleres en poblaciones donde la comunidad refugiada está presente para que conozcan cuáles son sus derechos y las vías que tienen para que se les sean reconocidos.

Taller Conoce tus Derechos - Carapungo

Publicado en Colombia, conflicto colombiano, Ecuador, Historias de vida, Prácticas en Asylum Access Ecuador, Refugiado | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario